Ortiga

¿Quién no conoce la ortiga y la quema de sus hojas? En la fitoterapia, la ortiga se utiliza tanto sus hojas como su raíz, cada una con usos muy distintos. Las hojas de ortiga se han utilizado desde la antigüedad por sus propiedades diuréticas y para aliviar el dolor de las articulaciones. La raíz de ortiga es de uso más reciente como tratamiento complementario de los trastornos benignos de la próstata. Lamentablemente, si la ortiga ha sido objeto de muchos estudios, es evidente que éstos siguen siendo insuficientes para hacer una declaración sobre la eficacia de esta planta común.

Origen y usos de la ortiga

La ortiga o la gran ortiga (Urtica dioica) tiene unos 1,50 m de altura. A menudo se confunde con la ortiga o la ortiga menor (Urtica urens), que crece hasta 0,50 m de altura. Ambas especies son similares en su uso en la fitoterapia. A veces se comen en sopas o ensaladas.

Las hojas y raíces de ortiga se cosechan y luego se secan, lo que elimina sus propiedades urticantes. Las hojas se utilizan para aumentar el volumen de orina, lo que ayuda a drenar el tracto urinario en caso de infección o para prevenir la formación de cálculos urinarios. También se utilizan para aliviar el dolor de la osteoartritis (reumatismo). Se sugiere que las raíces mejoren el flujo de orina en los hombres con hiperplasia prostática benigna (HBP, o adenoma de la próstata). También se propone que las hojas y las raíces frenen la secreción de sebo en caso de piel grasa o acné.

La ortiga se usó una vez para los trastornos del sueño, la pérdida de apetito, la fatiga, la rinitis alérgica (fiebre del heno), la caspa o las picaduras de insectos. Debido a su alto contenido en minerales, se suele utilizar en productos para mejorar el aspecto del cabello y las uñas.

¿Cómo funciona la ortiga?

Las hojas de ortiga son ricas en sales minerales, ácidos cafeico y clorogénico, sitosterol y flavonoides, que pueden ser responsables de sus propiedades antiinflamatorias. Las raíces contienen lectinas, taninos, glicanos y lignanos con propiedades estrogénicas (similares a las de las hormonas femeninas) que podrían explicar los efectos de la raíz de ortiga en la próstata.

¿Qué tan efectiva es la ortiga?

Los estudios clínicos que evalúan las propiedades terapéuticas de la ortiga son numerosos e involucran a un gran número de pacientes. Las propiedades diuréticas de las hojas se han estudiado en al menos cinco ensayos clínicos en los que participaron más de 10.000 pacientes. Lamentablemente, en la mayoría de los casos, estos estudios no utilizaron un placebo y sus resultados, más bien favorables a este efecto diurético, se ven empañados por la incertidumbre.

Análogamente, la media docena de ensayos clínicos que evalúan los efectos de la raíz de ortiga en el adenoma de la próstata, en los que participaron más de 16.000 hombres, son de tan mala calidad metodológica que es imposible estar seguro de los efectos observados. En resumen, puede decirse que, aunque los estudios existentes apuntan a la eficacia de la raíz de ortiga, no aportan pruebas científicas de ello.

Un pequeño estudio controlado por placebo sugiere cierta eficacia de las hojas de ortiga para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica. Por último, ningún estudio justifica su uso para mejorar el aspecto del cabello y las uñas, o para aliviar el dolor de las articulaciones.

Lo que piensan las autoridades sanitarias

Si bien la Agencia Europea de Medicamentos considera que el uso de las hojas de ortiga está «tradicionalmente establecido» como «tratamiento diurético complementario de las infecciones del tracto urinario» y como «tratamiento complementario del dolor articular y la seborrea», se niega a calificar el uso de la raíz de ortiga.

La EMA considera que los estudios no son concluyentes y que, dado que la HBP es una enfermedad que debe ser tratada médicamente, la raíz de ortiga no puede ser considerada como un tratamiento tradicional para esta patología.

La Organización Mundial de la Salud reconoce como «clínicamente establecido» el uso de la raíz de ortiga «en el tratamiento de problemas del tracto urinario relacionados con la HBP de leves a moderados, cuando no hay pruebas de cáncer de próstata». Considera que el uso de la raíz de ortiga como «diurético y para el alivio de los dolores reumáticos y ciáticos» es «tradicional».

La Comisión E del Ministerio de Salud de Alemania reconoce el uso de las hojas de ortiga como «tratamiento complementario para el dolor articular y, como diurético, como tratamiento complementario para las infecciones y los cálculos urinarios». Admite el uso de la raíz de ortiga «en el tratamiento sintomático de los trastornos menores o moderados de la próstata aumentando el flujo de orina y disminuyendo la cantidad de orina que queda en la vejiga».

La Cooperación Científica Europea en Fitoterapia reconoce el uso de las hojas de ortiga como «tratamiento sintomático de la artrosis y el dolor articular», y como «diurético en las infecciones del tracto urinario, a pesar de la falta de pruebas de eficacia después de la administración oral». Admite el uso de la raíz de ortiga «en el tratamiento sintomático de los problemas del tracto urinario asociados con trastornos menores o moderados de la próstata».

¿Cómo se usa la ortiga?

Formas y dosis de ortiga

Las hojas y raíces de la ortiga se presentan en forma de planta seca, cápsulas que contienen polvo de planta seca y extractos secos o líquidos. La planta seca puede utilizarse como infusión: tres cucharadas de hojas secas o una cucharada de raíz seca, en medio litro de agua hirviendo, tomadas a lo largo del día. A veces la ortiga se consume como jugo fresco, o se aplica como gachas a la piel.

Una técnica tradicional contra el dolor articular es frotar la articulación dolorosa con hojas de ortiga frescas.

La toma de ortiga con fines diuréticos debe ir acompañada del consumo de al menos dos litros de agua por día.

En los hombres que tienen dificultades para orinar, la raíz de ortiga no debe utilizarse nunca sin consultar primero a un médico. Su uso debe hacerse además del tratamiento médico y en ausencia de cáncer de próstata.

Contraindicaciones de la ortiga

Las personas que sufren de problemas cardíacos o renales, con o sin formación de edema (hinchazón), deben abstenerse de tomar ortiga.

Efectos secundarios y sobredosis de ortiga

En los estudios clínicos de la ortiga se observaron pocos efectos adversos: náuseas, diarrea, hinchazón y alergia de la piel. La raíz de ortiga a veces puede causar disfunción eréctil en los hombres.

Interacciones de la ortiga con otras sustancias

No se informó de ninguna interacción formal ni con las hojas ni con la raíz de ortiga. No obstante, las personas que toman suplementos de hierro deben mantenerlos alejados de la ortiga, cuyos taninos pueden disminuir la absorción de hierro.

Ortiga, embarazo y lactancia

Dada la falta de información sobre la s efectos de la ortiga durante el embarazo y la lactancia, la Agencia Europea de Medicamentos contraindica su uso en las mujeres embarazadas y lactantes.

La ortiga en los niños

El uso de la ortiga no se recomienda para los niños menores de doce años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *